Archivo de Autor

El aumento de la televisión pagada en América Latina

Publicado: 21 octubre, 2010 de mvaldes1 en Sin categoría

Los niños son en Chile los que más tiempo se dedican a ver TV pagada con un promedio de 3 horas y 12 minutos diarios

Muchos especularon que la televisión pagada tenía sus días contados y que el negocio de la publicidad en ese nicho era un fracaso. Sin embargo, los datos entregados por el Consejo Latinoamericano de Publicidad en Televisión  Pagada (Lamac) causaron gran sorpresa púes el estudio daba cuenta de que la penetración de este servicio por cable o vía satelital había aumentado en América Latina. Esto estaría demostrando que el negocio de internet en nuestra región no es tan clave como se pensaba y que los avisadores tienen que enfocar sus recursos a este segmentado público que ya consume diariamente de la parrilla programática que se ofrece por las cuarenta cadenas televisivas como CNN, Discovery o Fox.

Y es que la posibilidad de entregar más contenidos y la existencia de más interesados en ofrecer este servicio de televisión pagada serían las causas que explicarían el por qué los latinoamericanos han desplazado la opción de consumir  televisión abierta.

Así, países como Colombia (en que la televisión pagada tiene el 77% de penetración),  Perú (con el 53%), Chile (con el 60%)  y Venezuela (con el 50%), son los que lideran el consumo de televisión por cable o satelital en la región. A esto se le suman otros mercados emergentes con menores porcentajes, como México y Brasil, que durante estos últimos cinco años se han ido sumando a la tendencia, en  un ritmo bastante menor.

Siguiendo los datos de este mismo estudio, se revela que los chilenos le dedican en promedio 4 horas y 51 minutos diarios a ver televisión pagada, lo que significó un aumento de 32 minutos, en relación al año 2005. En cuanto a las tendencias relacionadas al género, los hombres incrementaron su tiempo dedicado a ver TV pagada en un 9,44% en 2010 y en las mujeres se apreció un aumento del 13,84% con respecto de 2008.

De este modo, la televisión pagada estaría configurándose como un medio eficaz para los avisadores que desean mostrar sus producto, púes estarían apostando a ojos abiertos en un nicho cada vez más grande y segmentado de la población. Otro dato importante es que teniendo un competidor tan poderoso como internet, la televisión pagada ha demostrado ser aún rentable. Le queda bastante tiempo para desarrollarse y potenciarse como un medio complementario e incluso clave en la  difusión de sus contenidos en América Latina.

Anuncios

La masiva llegada de los medios nacionales e internacionales, anunciada para las primeras semanas de noviembre, plantea nuevos retos a los periodistas de nuestros medios, quienes llegarán deseosos de cubrir la salida de los mineros que yacen enterrados en la mina San José desde el 5 de agosto. La noticia de su pronto rescate, dada hoy, supone un nuevo desafío que pondrá a prueba el profesionalismo periodístico, porque habrá que cubrir algo tan propio y personal como lo es el dolor.

Un evento de esta envergadura debe considerar, a mi juicio, la dignidad de las personas y su esencia misma. A poco andar, estamos olvidando que los mineros, si bien han hablado por teléfono, han tenido teleconferencias e incluso se han comunicado por carta con sus familiares (todo esto presenciado por todos los chilenos), son personas que aún no se enfrentan con la realidad en un ciento por ciento. Volver este hecho un espectáculo, sería rebajarse a tener una cobertura poco profesional. Y pese a que la tendencia de los canales así lo manifiesta, como se muestra en una encuesta de El Mercurio las últimas semanas, más vale estudiar las rutinas de los medios y proponer buenos focos. Porque las 15 horas semanales que le dedica Chilevisión a este tipo de formatos, seguido de las 7,5 de La Red y de Canal 13, y de las 2,5 de Televisión Nacional, hacen creer que este hito puede trivializarse y perder su valor testimonial.

Ya hay quienes, como el antropólogo de Navarra, Eduardo Terrasa, que se ha preguntado si corresponde cubrir el dolor como noticia misma. Una que tiende a ser satisfacer el morbo y el sensacionalismo con fines comerciales. Argumenta que en esos casos, se viola la dignidad de la persona .Evalúa como positivo el hecho de que el individuo comparta esa experiencia porque afecta transversalmente a la sociedad y por ende, debe buscar darla a conocer con delicadeza y con el pleno consentimiento del afectado.

Tratar una tragedia que involucra el dolor debe alinearse a los marcos éticos. Si los medios son capaces de tratar adecuadamente el sufrimiento, lo hacen con pleno consentimiento del otro y buscan evitar el exhibicionismo de los mismos, entonces sabremos si el rol como interlocutores y mediadores de la sociedad, ha sido cumplido con éxito.

Estamos a tiempo para evaluar los costos y los beneficios que supondrá hacer esta cobertura. Y deberíamos comenzar desde ya.

Rentabilidad por sobre originalidad

Publicado: 17 agosto, 2010 de mvaldes1 en Sin categoría

Por María José Valdés

Comprar programas envasados se ha vuelto una costumbre habitual en los canales de televisión abierta chilenos. ¿La razón? Al adquirir un formato extranjero que ya ha sido exitoso, se ha demostrado que la inversión trae consigo menores riesgos y reporta mayores ganancias si se le compara con otros que son nuevos y recién luchan por conquistar a la audiencia.

Chilevisión está en su mejor momento. “Fiebre de Baile”  logró recaudar $80 millones en publicidad por capítulo y obtuvo 24 puntos en promedio de rating durante la primera temporada. Este éxito permitió que se prolongara el programa por  dos temporadas más, fenómeno que ya en Estados Unidos se daba con el programa original llamado “Strictly Come Dancing” lanzado el 2005 en la ABC. La estación apuesta este segundo semestre con “Talento Chileno”, programa que imita al original “Britains Got Talent” y que ya tiene pensado hacer doce capítulos como punto de partida para acaparar a los auspiciadores.

Canal 13 de un modo más radical ha reducido los programas envasados y ha optado por emitir  un mayor número de series y películas extranjeras para asegurar el rating. Por ello adquirió “Glee”, una de las series más vistas por Estados Unidos y mantiene los “Simpsons”, además de la teleserie brasileña “Acuarela del amor”. Los proyectos propios sólo piensan considerarlos si son de bajo costo y si aseguran una buena sintonía, como es el caso de “Quién quiere ser millonario” que fue todo un éxito en julio del año 2006.

Esto es mortal para aquellos que no pueden emprender buenos proyectos porque los ejecutivos no quieren destinar presupuesto para ello dado que ya lo consideran “caro” y riesgoso.

La creatividad y la originalidad a la hora de generar nuevos contenidos al parecer se ha quedado atrás. Los canales no le están dando la oportunidad a los creadores para desarrollar nuevos formatos que, si bien son más riesgosos, podrían ser exitosos. Aportarían con temáticas distintas a las que continuamente se observan en televisión.

¿Querrá la gente programas educativos, de aventura o de investigación que ahonde en la curiosidad y no en el morbo?

Si estuvieran las posibilidades de elegir, estaría claro que algunos optarían por una entretención para el minuto, pero estarían otros que felices verían programas educativos, de investigación o de viaje como el ya acabado programa de Sudáfrica Umbingelelo. Como dice José Luis Orihuela, doctor en Comunicación Pública “El gran desafío para los creadores es mostrar de una manera eficaz su talento, hacerse escuchar”.