Archivo de Autor

Reinventar y Escuchar: El desafío de los medios

Publicado: 26 octubre, 2010 de iedwardsf en Tendencias

Nuevas plataformas, crisis económicas, nuevos públicos, baja de la publicidad y cambios en los comportamientos de las audiencias, pero sobre todo el poco entendimiento de lo que es el concepto “online”, son el nuevo escenario que enfrentan los medios de comunicación tradicionales. ¿Qué les depara el futuro?, es la gran cuestión.

Expertos opinan sobre el tema, variando en sus pensamientos. Hay quienes creen que ya no hay espacio para los diarios o que la televisión está en tendencia a desaparecer. Pero muchos buscan alternativas  y ven salidas para que estos mismos se mantengan e incluso compitan en esta “nueva era de medios”.

Los medios de comunicación tradicionales se han enfrentado, a lo largo de la historia, con cambios como aparición de nuevos soportes, crisis o evolución en el comportamiento de sus audiencias, pero nunca se había visto enfrentada a todo junto. Es por esto, que hoy están en un momento de incertidumbre, estudios  y riesgos. Cualquier decisión que tomen es un paso al vacío donde  no saben con qué se van a encontrar.

Ejemplos pasados existen. La crisis asiática de 1998  los afectó enormemente, los precios bajaron entre un 30 y un 60 por ciento, pero sí hubo una lenta, pero buena recuperación. Esto sin innovar ni cambiar de hábitos. Hoy, con la crisis recién pasada,  esto parece ser irreversible, ya que se le suma la masificación de Internet, la fragmentación de la audiencia y el efecto catalizador que produjo la crisis misma.

Los periódicos parecen ser los más afectados, a ellos los golpea más el cambio estructural y sobre todo el nuevo comportamiento de su audiencia que cada vez está más inmersa en las tecnologías. La televisión, por su parte, debe reestructurar para mejorar en cuanto a costos de producción, hacer alianzas y construir contenidos más creativos. Así, para ella se ve un futuro mejor.

Pero el gran problema parece ser que la industria de medios no entiende lo que es el concepto “online”. Utilizan Internet para presentar el mismo contenido que en los medios tradicionales y con el mismo formato. No aprovechan el diálogo que éste permite y que es lo que le entrega el valor. Hay que mirar a la audiencia no sólo a la plataforma. Deben repensar sus productos, anticipar comportamientos y ofrecer lo que el público pide.

Las personas quieren feed back, leen noticias de blog y comentan, tienen Twitter, exponen sus ideas y esperan respuesta. Es ahí donde está la tarea de los medios, aprovechar las nuevas plataformas, usar el online y sacar provecho de él.

Lo que se necesita es un cambio en la estructura de los medios, tienen que reinventarse. De esta manera superarán las crisis, baja publicidad y se adaptarán a los nuevos públicos.

Otro ejemplo claro de que esto no está ocurriendo es en Twitter, las figuras públicas de prensa tienen cerca de tres mil segidores, pero ellos siguen sólo a 15 o 20. No hay reciprocidad, no escuchan a la gente. Lo mismo ocurre con las columnas online, tienen decenas de comentarios, pero el autor no escribió ninguna respuesta.

Creo que ese es el desafío de los medios: Reinventarse y Escuchar.

 

Anuncios

Noticiarios: Cambios que van en decadencia

Publicado: 25 septiembre, 2010 de iedwardsf en Sin categoría

Hay un tema que me preocupa de gran manera. Últimamente el rol de los noticiarios, está cambiando. Si bien, antes se reducían sólo a informar, hoy están cumpliendo una labor que, a mi parecer, no les corresponde. El formato ha cambiado, ahora vemos a los lectores de noticias opinando sobre los hechos ocurridos. Frente a esto me pregunto: ¿Quién ha transformado a los periodistas en especialistas de todos los temas? Parece ser que ahora son expertos en economía, justicia, construcción, arquitectura, ingeniería, medicina, etc.

En tiempos post terremoto, fueron infinitas las opiniones que se escucharon de parte de los periodistas, frases como: “La estructura del edificio está mal construida”, “edificio a punto de desplomarse”, “edificio inhabitable”. Hoy con el “Caso mineros” se oye: “La temperatura es inapropiada para vivir bien”, etc.

Creo que el encargado de dar ese tipo de juicios son los expertos en cada tema. Sugerencia para todos: Pastelero a sus pasteles. Clásico refrán que muchos parecen haber olvidado. Los periodistas están para averiguar sobre los temas y exponerlos al público, es esa su labor y especialidad, dejemos a los demás hacer lo suyo también.

Otra de mis grandes preocupaciones es que ya no sé cuál es el límite que tienen para mantener sintonía. Por intentar mantener un cierto rating caen en errores garrafales. Pongo el mismo ejemplo anterior: Terremoto. ¿No les parece mucho siete días de transmisión continua? Es un llamado a los canales, ya no había tema de qué hablar, vimos cientos de veces las mismas imágenes, las mismas noticias repetidas una y otra vez. De aquí nacen los otros errores, como ya no había de qué hablar comenzaron con los juicios sobre las construcciones y luego los saqueos. Nuevamente imágenes repetidas y posteriormente en la discusión: ¿Hay que mostrarlos o no?, claramente sí, pero una cosa es mostrar lo que está pasando y otra muy distinta es mostrar los posible lugares que podrían ser saqueados, eso es incitar a la gente para que lo haga.

Mismo hecho con el “notición” de los mineros. Los canales de televisión tenían la pantalla dividida en dos. A un lado el lector de noticias y al otro la Plaza Italia vacía. ¿Qué nos dice esto? Que estaban “invitando” a la gente a celebrar. Para esto doy, nuevamente, la misma sugerencia: Dejemos a las personas hacer las cosas, los especialistas opinan, los periodistas informan y el público ve cómo reacciona frente a los hechos.

M. Ignacia Edwards F.

Noticiarios: Cambios que van en decadencia

Publicado: 25 septiembre, 2010 de iedwardsf en Sin categoría

Hay un tema que me preocupa de gran manera. Últimamente el rol de los noticiarios, está cambiando. Si bien, antes se reducían sólo a informar, hoy están cumpliendo una labor que, a mi parecer, no les corresponde. El formato ha cambiado, ahora vemos a los lectores de noticias opinando sobre los hechos ocurridos. Frente a esto me pregunto: ¿Quién ha transformado a los periodistas en especialistas de todos los temas? Parece ser que ahora son expertos en economía, justicia, construcción, arquitectura, ingeniería, medicina, etc.

En tiempos post terremoto, fueron infinitas las opiniones que se escucharon de parte de los periodistas, frases como: “La estructura del edificio está mal construida”, “edificio a punto de desplomarse”, “edificio inhabitable”. Hoy con el “Caso mineros” se oye: “La temperatura es inapropiada para vivir bien”, etc.

Creo que el encargado de dar ese tipo de juicios son los expertos en cada tema. Sugerencia para todos: Pastelero a sus pasteles. Clásico refrán que muchos parecen haber olvidado. Los periodistas están para averiguar sobre los temas y exponerlos al público, es esa su labor y especialidad, dejemos a los demás hacer lo suyo también.

Otra de mis grandes preocupaciones es que ya no sé cuál es el límite que tienen para mantener sintonía. Por intentar mantener un cierto rating caen en errores garrafales. Pongo el mismo ejemplo anterior: Terremoto. ¿No les parece mucho siete días de transmisión continua? Es un llamado a los canales, ya no había tema de qué hablar, vimos cientos de veces las mismas imágenes, las mismas noticias repetidas una y otra vez. De aquí nacen los otros errores, como ya no había de qué hablar comenzaron con los juicios sobre las construcciones y luego los saqueos. Nuevamente imágenes repetidas y posteriormente en la discusión: ¿Hay que mostrarlos o no?, claramente sí, pero una cosa es mostrar lo que está pasando y otra muy distinta es mostrar los posible lugares que podrían ser saqueados, eso es incitar a la gente para que lo haga.

Mismo hecho con el “notición” de los mineros. Los canales de televisión tenían la pantalla dividida en dos. A un lado el lector de noticias y al otro la Plaza Italia vacía. ¿Qué nos dice esto? Que estaban “invitando” a la gente a celebrar. Para esto doy, nuevamente, la misma sugerencia: Dejemos a las personas hacer las cosas, los especialistas opinan, los periodistas informan y el público ve cómo reacciona frente a los hechos.

M. Ignacia Edwards F.


En los últimos años hemos sido testigos de cambios en plataformas y estructuras de los medios de comunicación tradicionales.

La prensa escrita ha transformado el diseño y ha innvado en la manera de escribir. Las seis doblevés se han ido reemplazando por periodismo interpretativo. Todo esto para mantener a su público y no ser desplazado por la televisión, radio o internet.

La televisión ha innovado con canales 24/7 y se ha enfocado e la emocionalidad, mientras que la radio intenta mantener a su público con su característica de inmediatéz.

Es Internet, sin duda, quien ha demostrado un aumento significativo de auditores. En parte por la variedad de contenidos y géneros a los que se puede acceder de forma simultánea, pero sobre todo, por las puertas que ha abierto al periodismo ciudadano.

Plataformas como Facebook, Blogs, pero sobre todo Twitter son el más fácil acceso a éste. El último ha conseguido su éxito notorio por la recepción de público y su capacidad de feedback inmediato.

El “caso de los mineros” lo ha demostrado. Diarios, radio y televisión se instalaron desde el día uno en el lugar de la tragedia, informando de manera contínua y casi de corrido las movedades y avances del rescate. Pero, ¿quién  fue realmente el primero en informar el “notición”? TWITTER. Bastaron segundos para que de el mensaje “Los mineros están vivos” salieran miles de respuestas y llegara a todo el mundo, haciendo a cada persona partícipe de esta noticia.

Con este hecho concreto me pregunto: ¿Se justifica realmente tener equipos de última tecnología, decenas de periodistas y el uso de cantidades importantes de dinero invertida por los medios para tener la “exclusiva” por minutos?

Creo, que es un tema que los medios se deberían plantear, ya que se podría ahorrar tiempo, espacio y dinero e informar igualmente bien o mejor. La tecnología avanza rápido, las personas son cada vez más partícipes de los acoontecimientos noticiosos y los medios deben adaptarse a ello y darle un giro a su manera de cubrir.