Archivo de Autor

¿Cuánto conocemos AdWords y AdSense?

Publicado: 29 octubre, 2010 de Andrés Cárdenas M. en Sin categoría

Sabemos que Google gana mucho dinero con sus mecanismos de publicidad, pero conocemos poco sobre estos. En nuestras búsquedas en Google siempre vemos anuncios patrocinados. En los blogs que visitamos vemos anuncios interesantes al pie de los posts. Pero, ¿sabemos qué es y cómo funcionan Google AdWords o Google AdSense? El primero es para captar tráfico, y el segundo para monetizar un sitio web.

El mecanismo de publicidad Google AdWords fue catalogado por Poynter Institute como una de las innovaciones más importantes en estos últimos diez años en el mundo del periodismo, junto a iTunes Store o Huffington Post. Cuando hacemos una búsqueda en Google, encontramos dos tipos de resultados: los orgánicos y los patrocinados. Los orgánicos son los que se ordenan, entre otras cosas, por el volumen de tráfico que reciben. Así una página muy visitada saldrá primera en la lista que otra menos visitada. Pero hay otro tipo de resultados, los patrocinados, para los sitios que no han podido escalar de manera orgánica. Y aquí es donde entra AdWords. El sistema funciona más o menos como una subasta. Uno crea un anuncio corto para su sitio web y escoge las palabras clave de búsqueda que le interesan. También escoge cuánto dinero máximo piensa gastar por click y por día. Y entra a la batalla con todos los anunciantes que tienen el mismo target. Algo muy interesante es que Adwords funciona con Pago Por Click, es decir, sólo pago cuando efectivamente alguien entró a mi sitio web y estoy seguro de que le interesa mi contenido. Vale decir que hace algunos meses hubo quejas de marcas de lujo que alegaban la utilización de sus nombres como palabras clave para las búsquedas. El Tribunal Europeo dictaminó que Google AdWords no vulneraba los derechos de marca. También ha sido muy cuestionada la fidelidad de la gente que llega a los sitios.

Por su parte, Google AdSense es una manera de monetizar en blog o un sitio web sin ninguna inversión inicial más que el contenido de la página. Introduciendo un código en la versión HTML del lugar, se llama al servidor Google que analiza el contenido del blog o página. Así Google incluirá publicidad sobre temas que interesan al lector de ese sitio web. El dinero que recibe el dueño de la página dependerá de si se hizo click en las publicidades y de qué eran éstas. No todas cuestan lo mismo, ya que los anuncios funcionan principalmente con AdWords y, como vimos, en ese sistema cada anunciante paga lo que quiere.

Anuncios

¿Google news vs. diarios?

Publicado: 29 septiembre, 2010 de Andrés Cárdenas M. en Tecnología
Etiquetas:,

El sitio de noticias de Google ha sido objeto de polémicas desde el año pasado. Medios de comunicación, gremios de periodistas e incluso países han tratado de mover a la opinión púbica en contra de esta herramienta de la empresa Google. La más llamativa fue la del el magnate de los medios Rupert Murdoch, dueño de The Times, The Sun, The Wall Street Journal, entre otros. El buen periodismo tiene un alto costo, piensa Murdoch, y no entiende que Google News pueda acceder a sus contenidos y ofrecerlos al mundo sin pedir permiso ni pagar por ellos. Y peor, hacer de esa acción su medio de vida, ganar dinero ofreciendo productos ajenos.

Google, por su parte, alega que los diarios libremente pueden pedir salir de las listas de sus buscadores de noticias. Una elección como esa, sabemos, en este mundo de información digitalizada, podría ser mortal para un medio que no cuente con un alto número de lectores fieles que accedan directamente al sitio. No aparecer en Google es casi como no existir. Además, dicen en Google, ellos envían más de 300 millones de visitas mensuales a periódicos. Incluso los mismos medios venden publicidad de acuerdo a esos datos de tráfico.

Lo que detecta Murdoch, y es válido, es que los lectores que llegan por Google muchas veces ni siquiera saben en qué diario están. Y sin fidelidad del lector no hay modelo económico que haga rentable un periódico. Esos lectores ocasionales, ha dicho Murdoch, no le sirven para nada. Sabemos que el magnate ya ha empezado a cobrar por sus contenidos online. Está por verse si decide quitar a sus medios de los buscadores.

La Asociación de Editores de Diarios Españoles también se ha sumado a las críticas contra Google News. Ellos saben que sin su trabajo los buscadores ni siquiera existirían y piensan que es inadmisible que un tercero lucre por su trabajo. Exigen a Google News buscar un cambio radical en su forma de negocio.

Otras empresas que se han quejado son Telefónica, países como China y Francia, editoriales de libros por los servicios de Google Books, Microsoft, etc. En Chile, El diario El Mercurio parece que va a estrenar una versión con contenidos de pago, pero nada se escucha sobre la polémica de los buscadores. ¿Son legítimas sus reivindicaciones o es pura envidia? Google el 2009 ganó más de 6500 millones de dólares. ¿Hasta dónde pueden ceder los derechos de autor y el Copyright a la facilidad de acceso a sus productos en la web?

El Mundo Orbyt, la apuesta española para cobrar en internet

Publicado: 25 agosto, 2010 de Andrés Cárdenas M. en Tecnología, Tendencias
Etiquetas:

El decaimiento de las inversiones publicitarias en los diarios impresos y la amplísima oferta de información gratuita que se tiene con una sencilla búsqueda en Google, tienen a los dueños y directores de diarios buscando alguna vía de supervivencia. Alberto Arébalos, director de Comunicaciones Globales y Asuntos Públicos de Google para América Latina, cree que el problema estuvo desde el inicio; piensa “que los diarios cometieron un gran error al haber puesto contenidos gratis en la red”. ¿Por qué la gente paga por todos los servicios, incluyendo los públicos –agua, luz, etc. –, y no tiene que pagar por información? Y esto es más grave cuando se empieza a hablar del Internet como “derecho básico”: en Irlanda desde el mes pasado todos sus ciudadanos tienen derecho a conexión banda ancha.
David Simon, guionista y productor de la serie The Wire, apunta directamente a la calidad de los diarios. “La gente me dice: ‘Nadie nunca pagará por los periódicos, cuando puede conseguirlos gratis’. Pero es que nadie pagaría por la mierda de ahora”, piensa. Sí, tener un valor agregado es requisito básico para cobrar en Internet. Ofrecer algo que no pueda encontrar en blogs, agencias ni redes sociales. Y este año ya se han dado primeros pasos: Le Figaro, Le Monde, The Economist, The Times, y otros más, ya están pidiendo suscripciones. Al menos para alguna versión especial. Es que cada medio está aplicando distintos modelos. Por su aprte, el sitio web FayerWayer informó hace un par de meses que posee información concerniente a un posible precio a la página de El Mercurio que facilita su versión impresa y a su archivo. No así en su portal Emol.
Algo parecido lo está haciendo el diario español El Mundo. Éste abrió una versión cobrada, a la par que mantiene gratuita su versión clásica. Piensan que es “la nueva versión para leer el periódico en todo el siglo XXI”, ya que se adapta para cualquier soporte. Apunta a recrear la “experiencia” de leer el diario impreso, junto con ofrecer los contenidos multimedia que refuercen la noticia. El éxito de este punto se comprobará con la difusión de iPad, TabletPC, etc. Pero nadie pagaría por el mismo contenido, aunque sea multisoporte. La apuesta de El Mundo Orbyt va: i) a la variedad de sus productos, ya que ofrecería todos sus diarios regionales y revistas, ii) a una sección en la que ofrecerá contextualizaciones, historia e investigaciones con relación al tema de la noticia, iii) a un espacio en el que el suscriptor podrá interactuar de verdad con la redacción, y iv) a una sección de dutyfree: descuentos, promociones, etc. El precio para acceder a todos los productos de El Mundo Orbyt es de 0,60 euros al día o 15 euros al mes, es decir, 400 pesos chilenos al día o 10 mil pesos chilenos al mes, aproximadamente. ¿Funciona? Sus directores no han querido dar números, pero tampoco tienen apuro en que la apuesta rinda. Piensan que fue una inversión necesaria, cara a los avances tecnológicos.
La información gratuita ya no desaparecerá nunca, sea porque siempre se podrá pagar esa materia prima con publicidad, sea porque siempre habrá quienes la copien y difundan en cualquier medio. El reto para cobrar consiste en localizar un nicho pequeño dispuesto a hacerlo, o producir un
contenido que la gente considere necesario.