El Mundo Orbyt, la apuesta española para cobrar en internet

Publicado: 25 agosto, 2010 de Andrés Cárdenas M. en Tecnología, Tendencias
Etiquetas:

El decaimiento de las inversiones publicitarias en los diarios impresos y la amplísima oferta de información gratuita que se tiene con una sencilla búsqueda en Google, tienen a los dueños y directores de diarios buscando alguna vía de supervivencia. Alberto Arébalos, director de Comunicaciones Globales y Asuntos Públicos de Google para América Latina, cree que el problema estuvo desde el inicio; piensa “que los diarios cometieron un gran error al haber puesto contenidos gratis en la red”. ¿Por qué la gente paga por todos los servicios, incluyendo los públicos –agua, luz, etc. –, y no tiene que pagar por información? Y esto es más grave cuando se empieza a hablar del Internet como “derecho básico”: en Irlanda desde el mes pasado todos sus ciudadanos tienen derecho a conexión banda ancha.
David Simon, guionista y productor de la serie The Wire, apunta directamente a la calidad de los diarios. “La gente me dice: ‘Nadie nunca pagará por los periódicos, cuando puede conseguirlos gratis’. Pero es que nadie pagaría por la mierda de ahora”, piensa. Sí, tener un valor agregado es requisito básico para cobrar en Internet. Ofrecer algo que no pueda encontrar en blogs, agencias ni redes sociales. Y este año ya se han dado primeros pasos: Le Figaro, Le Monde, The Economist, The Times, y otros más, ya están pidiendo suscripciones. Al menos para alguna versión especial. Es que cada medio está aplicando distintos modelos. Por su aprte, el sitio web FayerWayer informó hace un par de meses que posee información concerniente a un posible precio a la página de El Mercurio que facilita su versión impresa y a su archivo. No así en su portal Emol.
Algo parecido lo está haciendo el diario español El Mundo. Éste abrió una versión cobrada, a la par que mantiene gratuita su versión clásica. Piensan que es “la nueva versión para leer el periódico en todo el siglo XXI”, ya que se adapta para cualquier soporte. Apunta a recrear la “experiencia” de leer el diario impreso, junto con ofrecer los contenidos multimedia que refuercen la noticia. El éxito de este punto se comprobará con la difusión de iPad, TabletPC, etc. Pero nadie pagaría por el mismo contenido, aunque sea multisoporte. La apuesta de El Mundo Orbyt va: i) a la variedad de sus productos, ya que ofrecería todos sus diarios regionales y revistas, ii) a una sección en la que ofrecerá contextualizaciones, historia e investigaciones con relación al tema de la noticia, iii) a un espacio en el que el suscriptor podrá interactuar de verdad con la redacción, y iv) a una sección de dutyfree: descuentos, promociones, etc. El precio para acceder a todos los productos de El Mundo Orbyt es de 0,60 euros al día o 15 euros al mes, es decir, 400 pesos chilenos al día o 10 mil pesos chilenos al mes, aproximadamente. ¿Funciona? Sus directores no han querido dar números, pero tampoco tienen apuro en que la apuesta rinda. Piensan que fue una inversión necesaria, cara a los avances tecnológicos.
La información gratuita ya no desaparecerá nunca, sea porque siempre se podrá pagar esa materia prima con publicidad, sea porque siempre habrá quienes la copien y difundan en cualquier medio. El reto para cobrar consiste en localizar un nicho pequeño dispuesto a hacerlo, o producir un
contenido que la gente considere necesario.
Anuncios
comentarios
  1. trinibarrosr dice:

    Yo en ningún caso pagaría por obtener alguna información de internet. La gracia de internet y lo valioso que tiene es poder acceder a informacion de todo tipo sin ningún costo y de una manera rápida. Encuentro que si en algún minuto se comenzara a cobrar( sé que algunos diarios de EEUU tiene este sistema para saber mayor información sobre algún hecho, pero no es nuestro caso..) moriría internet, ya que morirían todos sus principios básicos que lo llevaron al éxito. No se puede cambiar algo desde su raíz que lo llevo al lugar en donde se encuentra.

    • elmundoenorbyt dice:

      Hola Andrés,

      Muchas gracias por la mención, has descrito Orbyt muy bien. Como comentas en tu post los contenidos de pago en la red son algo novedoso y deben aportar un valor extra. Por eso en Orbyt buscamos una fórmula para satisfacer a todos los lectores: contenido gratuito para quienes quieren informarse y un periódico premium para los que busquen algo más (contenido premium, vídeos y fotografías, poder leer la edición local desde cualquier parte del mundo o interactuar con los redactores, son sólo algunos).

      Gracias de nuevo y enhorabuena por el artículo.

      Nos leemos.

  2. mtlh dice:

    Concuerdo con lo que plantea Trinidad Barros. La característica más interesante de internet es que el usuario puede acceder a todo tipo de información de una manera gratuita y considero que debería seguir siendo así. Es muy importante que las personas se meten a este medio y puedan empaparse de información que es reelevante y creo que el que sea gratuíto es un gran incentivo que no se debe perder. Como anteriormente se menciona, ésta es una de las bases de internet, por lo que cambiar a estas alturas las “reglas del juego” no me parece correcto y creo que no tendría una buena respuesta por parte de los usuarios.
    saludos
    Trinidad Herrera

  3. fzuniga3 dice:

    Cuesta tomar una decisión cuando hay una evidente contradicción:
    Por un lado está la información como derecho de todos, en conjunto con un Internet libre y abierto en contenidos.
    Pero por otra parte está el trabajo de periodistas, editores, fotografos, entre otros… ¿Por qué suena tan escandaloso cobrar por un servicio?

  4. mvaldes1 dice:

    Los medios de comunicación hoy se ve enfrentados al problema del financiamiento. Deben encontrar nuevos modos de tener ingresos y mantener en pie a la compañía.
    Si bien de buenas a primeras es difícil comprender y acostumbrarse al hecho de que haya que comprar la información, creo que al mismo tiempo es un desafío para las personas que trabajamos en este medio, que tendremos que idear nuevas y mejores formas de ofrecer el contenido para que sea rentable y justifique el pago del mismo.